Las calderas presentan unas averías comunes que requieren de profesionales especializados para su correcta reparación. Los problemas más habituales en las calderas son:

  • Avería en la bomba: esta pieza tiene que ser reparada o sustituida. 
  • Bajadas de presión: se trata de un desajuste que tiene un fácil arreglo llenando el circuito con la presión recomendada por el fabricante de la caldera, que suele ser de 1,5kgs en el manómetro.
  • Obstrucción en la salida de humos: la obstrucción del conducto provoca que la caldera no se encienda para proteger el hogar.
  • Bomba de recirculación de la calefacción bloqueada: puede deberse a varios motivos como el corte en el suministro del gas.
  • Avería en la sonda de temperatura: detecta la temperatura del agua y si se estropea puede dejar de generar agua caliente.

Publicado: 4 de Septiembre de 2017